La Red que tejemos y nos sostiene

1

Hoy mi carro dejó de funcionar en medio de Boyeros y Tulipan bajo un calor de 34 grados y un tráfico de categoría 5 en la Saffir-Simson. Allí tuve que dejarlo pues tenía docencia en el Policlinico Plaza y solo me quedaban 15 minutos. Desde un telefóno público logré llamar a Infomed para que intentaran localizar a Luis Carlos, mi esposo, y yo seguí a pie para mi docencia y así no dejar a los alumnos plantados el primer día de sus clases en la Universidad.

Medio atormentada, con la preocupacion de haber dejado el vehículo en un lugar peligroso, sin poder localizar a mi marido, empecé mi clase. A los pocos minutos tocaron a la puerta del aula y al abrirla me encuentro la cara sonriente y salvadora de Manuel, el chófer de Urra, que solo me dijo: Dame las llaves.

Pings on La Red que tejemos y nos sostiene

2 noviembre, 2008

Leave a Comment

Fields marked by an asterisk (*) are required.

*