junio 2009 Archives

5

Hace ya un tiempo que estamos realizando sesiones de trabajo en Cencomed para poner a punto el nuevo portal del servicio. Primero trabajamos solos, después se hizo una especie de entrenamiento para enseñarnos a trabajar con Drupal y ahora estamos trabajando la parte de Arquitectura con Lilibeth y Pablo. Hemos hecho un levantamiento de toda la información que debe llevar el sitio, la hemos repasado y vuelto a escribir. Y lo que no estaba escrito, lo estamos escribiendo.

También estamos trabajando en lo de la maqueta del sitio para que Pablo pueda (al fin!) hacer el disenno.

Todo esto ha llevado largas y numerosas jornadas de trabajo, pero vale la pena, pues hemos revisado casi todo. Quedan muchas cosas por definir y por mejorar, pero creo que se hace indispensable subir el Portal de Cencomed en Beta permanente y mejorarlo en el camino.

Maqueta:

Hemos visto varias propuestas de maquetas, las iremos poniendo todas paulatinamente.

maqueta

Textos revisados:

Se han hecho varias revisiones, estas son las penúltimas, también las iremos actualizando en la medida que las vayamos haciendo.

chat

servicio-de-sitios-web-promocionales

directorio-de-eventos2

banner-promocional-ok

creacion-de-cuentas-temporales-de-correo-electronico

viento2aMi abuela paterna se llamaba Victoria, pero nadie le decía así. Le llamaban Vito, de Vitorina. Mejor se hubiera llamado “Su Majestad Elizabeth”  o “Su Alteza Real Alejandra Sofía”.  Así era ella,  como una emperatriz, como una reina altiva. No tenía nada que ver con las personas comunes y menos con el quinteto de hermanas mulatas que lavaban “para la calle” so pena de no  poder pagar el alquiler de la vieja casa familiar.  De dónde sacaría mi abuela sus maneras??  Tampoco se parecía a su madre, mi bisabuela, que era un hada cobriza e invidente, repleta de bondad y sabiduría. Conocí a mi bisabuela a través de las flores que siempre  alegraban la casa de mi infancia. Mi madre decía que ella era tan especial que  recordarla embellecía la vida.

Vitorina era una mulata con rasgos de blanca, de inmejorable figura y poses presumidas.  Era adicta a los “túnicos de hilo con volantes de encajes”, a sombrillas a juego y a zapaticos  de tacón abrochados al costado. Mientras sus hermanas lavaban y sudaban el calor de las  planchas de carbón, mi abuela se dedicaba a pasear por la calle real del pueblo  jugueteando con las miradas de los hombres prendidas a su vaivén. Era linda y vanidosa.

“La emperatriz” hizo que más de uno perdiera los estribos por ella. Desafiaba a todos y rompía en un  santiamén esquemas y tradiciones. Un señor de clase alta y con familia establecida se perdió en los  vuelos de sus vestidos, y de allí vino mi padre. Eso impidió que yo conociera a mi abuelo y que  llevara su apellido, de lo cual siempre me alegré porque así, mis hermanas y yo, de niñas, evitamos las  bromas con el apellido Paniagua, que era el que nos correspondía.

Victoria era impaciente y temperamental. La recuerdo ya anciana, ciega, pero sin  perder un ápice de altivez. Un mediodía, mi madre, que cocinaba como una diosa, la sentó a  la mesa para el almuerzo. Mi abuela palpaba los objetos con esos gestos típicos de los que no tienen visión, y tomó algunos granos de arroz entre los dedos índice y pulgar de la mano derecha, en un minucioso examen. En un rápido además, el plato, pulcramente servido, salió volando hacia el patio enorme, y mientras los granos de arroz resbalaban por el tronco del limonero la oí susurrar masticando las palabras: “No está bien blandito” y no dio más explicaciones.

Nunca me entonó una canción de cuna ni me contó La Caperucita Roja. Sin embargo, lograba acaparar toda mi atención cuando me narraba, a escondias de mi madre, aquellas historias de la mulata que fue y de cómo lograba impresionar cuando se enfundaba en sus ropajes reveladores.

Era tan fuerte que venció a la Leucemia y murió casi a los 90. Yo estaba a su lado y sentí pena, pensaba que había vivido mucho y se había privado de cosas esenciales y hermosas, como es el amor y la complicidad de los nietos.  Solo yo le guardaba los secretos de sus historias. Murió respetada, casi que inspirando temor en los demás.

Ni los hijos ni los nietos se le parecen, nadie tiene sus gestos altaneros. Solo a veces, el aire a mi alrededor se torna turbulento y un hálito de mi abuela irrumpe y me roza el rostro, y nubla mi entendimiento, y es cuando soy presa fácil de la impaciencia y la emocionalidad.

Filed under Por dentro by on #

0

eleggua

Ayer  fuimos a la fiesta del Elegguá de Fela. Había que ver el altar!. Era como ella misma!.

El altar tenía un sabor infantil que Fela también tiene, con una alegría bien primitiva y auténtica, donde se pone de manifiesto, en cada centímetro, que este Eleguá es de esta Isla, repleto de colores y de cuantas cosas encontró Fela que le hicieron pensar que harían feliz a su santo. Infinito derroche de cubanía y de centrohabanía. Hubo rones, cantantes con micrófonos, negros a granel y reguetón.

0

Dice un refrán paliativo que la esperanza es lo último que se pierde.
Y los que no la tuvieron nunca? y los que jamás la necesitaron? y los que no quieren tenerla?, los que la sienten como un pequeño, pero molesto lastre en su andar por la vida?
La esperanza es a veces un fantasma agonizante que se empecina en acompañarnos.

0

imagesEl 2009 es un año de efemérides en torno a Internet y la red de redes. Hace cuarenta años que nació ARPANET, veinte que Tim Berners Lee presentó al mundo su idea de World Wide Web. Y en nuestra Red Infomed, hace diez años surgió CENCOMED.

Para celebrar estos 10 años de labor hemos convocando a los especialistas de Infomed, editores de sitios de la Red, organizadores de eventos científicos de las ciencias de la salud, así como a todos aquellos relacionados con nuestra labor, a participar en la Jornada 10mo. Aniversario de Cencomed, que se extenderá desde el mes de marzo de 2009 hasta el mes de diciembre del propio año, usando la Red como escenario principal de esta celebración.