Sobre posible nuevo régimen laboral. Uno (o muchos) pasos atrás

2

“Infomed rompió, además, los esquemas; no se dejó intermediar por  burócratas, no tuvo miedo, confió en el ser humano, creyó en la  posibilidad de que el individuo es responsable y al mismo tiempo tiene  que ser libre y creativo y además reconoció que era imperfecto y que  se equivocaba; y cuando se equivocaba lo reconocía y aprendía con  sencillez”. (Pedro Urra en En el 22 Aniversario: Infomed terminó  siendo un proyecto que nos sobrepasó)

En esta era, donde la vida personal, laboral y social de los  trabajadores intelectuales depende medularmente de las tecnologías y de la comunicación que ellas nos permiten (veloz, independiente de las distancias físicas, en tiempo real o diferido, ubicua, textual, con  audio y/o video, en parejas o en grupos, por pc, tableta o móvil…),   y donde el teletrabajo es cada vez más  una forma idónea de cumplir  con tareas en el ámbito intelectual, y a pesar de que más de un tercio de los empleados en todo el mundo “teletrabajarán” en el 2015, y que hacerlo aumenta la productividad entre un 5% y un 25 %  y de que en América Latina, el promedio de teletrabajo supera a Europa y Estados Unidos , y que ya hasta la literatura recrea esta forma de trabajo (El corazón de Voltaire y El silencio de Galileo, novelas ambas del portorriqueño Luis López Nieves y publicadas en Cuba). Y además de existir una política expresa del gobierno que plantea que “Los avances de la conectividad en Cuba se han orientado a la creación de capacidades en la infraestructura de telecomunicaciones, en función de potenciar la conectividad social y desarrollar la gestión automatizada de sectores estratégicos“, nuestro centro, justamente ahora, está retrocediendo hacia modelos organizativos cada vez más obsoletos. Se le está diciendo un NO al teletrabajo, a pesar de que somos de las pocas instituciones en Cuba que cuentan con las condiciones necesarias  para hacerlo y de las primeras que lo llevó a la práctica en nuestro país con indiscutible éxito. Esta decisión, constituye simplemente un paso atrás en la dinámica y visión del ambiente laboral y el uso de tecnologías, que nos retrotrae al siglo XX y mutila nuestra experiencia en esta materia, que ha sido probadamente sostenible y eficiente.

Incrementar la calidad en la valoración del trabajo de cada cual es algo saludable y correcto. Suplir los mecanismos de control con mecanicismos y burocracia, supone desoír los imperiosos llamados al cambio de  mentalidad al que nos ha convocado de manera insistente el presidente Raúl Castro. Recordemos sus palabras: “Sin cambiar la mentalidad no seremos capaces de acometer
los cambios necesarios para garantizar la sostenibilidad, o lo que es lo mismo, la irrevocabilidad del carácter socialista y del sistema político y social consagrados en la Constitución de la República.” Y recordemos aun más cuando, de manera sumamente nítida e inequívoca reclamó: “Limpiémonos la cabeza de tonterías de todo tipo, no olviden que ya  concluyó la primera década del siglo XXI, y es  hora“.

 

Comments on Sobre posible nuevo régimen laboral. Uno (o muchos) pasos atrás Leave a Comment

22 diciembre, 2014

Mirta Núñez @ 1:10 pm #

Cómo podemos hacer para que esta reflexión tuya tan atinada y contundente llegue a las personas responsables de tomar esta decisión tan descabellada y antediluviana, me retrotrae a décadas pretéritas en al ámbito laboral donde la cuadratura era lo que primaba, es que estamos perdiendo la capacidad de pensar? de adaptarnos a los nuevos ambientes laborales? no es lo mismo cortar caña que hay que estar donde está la caña que trabajar en el campo de la información o del pensamiento que es un ambiente que está distribuido y asequible con los medios requeridos en cualquier lugar.

Ponga a un escritor a escribir un libro en una de las oficinas nuestras y verá la productividad que logra…

8 enero, 2015

Lourdes Ramos @ 9:29 pm #

Me parece muy bien este post, por una parte se habla del desarrollo de las nuevas formas de trabajo y por otra se contradicen, al tomar medidas un tanto obsoletas.

Leave a Comment

Fields marked by an asterisk (*) are required.

*