Artículo en Nature: “La red como nueva forma de contacto entre científicos”

0

Informe especial
Fuente del artículo: Nature
Nature 451, 1024-1025 (Febrero 20, 2008)  doi:10.1038/nj7181-1024aS

La red como nueva forma de contacto entre científicos
Virginia Gewin1

1. Virginia Gewin es escritora de artículos científicos por cuenta propia y reside en Portland, Oregón.

En los últimos tiempos se han creado una gran cantidad de sitios web dedicados a hacer que la participación de los científicos en las redes sea cada vez más fácil. Virginia Gewin inicia la sesión.

En comparación con la habilidad alcanzada en las técnicas de computación o la fina destreza con que se combinan los genes, la participación en redes es un talento que a muchos científicos ha llevado tiempo dominar. Afortunadamente, una gran cantidad de nuevos sitios web invitan hasta a los más solitarios investigadores a encontrarse con sus colegas sin tener que salir de su laboratorio.

El éxito de sitios web para la creación de redes de socialización como MySpace, Facebook y LinkedIn ha puesto de manifiesto la capacidad de la Internet no sólo para cultivar amistades, sino también para sacar provecho de ellas. Si bien es cierto que las redes en línea pueden parecer impersonales, ellas pueden hacer algo que no se logra con un apretón de manos entre científicos: debatir intereses investigativos comunes sin tener que renunciar a la comodidad de la mesa de trabajo. Digamos adiós a las etiquetas de identificación y a las embarazosas presentaciones a desconocidos, y demos la bienvenida a los perfiles y los blogs. En la búsqueda de empleos, tutores, colaboradores o información, estos ciber-socializadores están revelando nuevas formas de obtener orientación vocacional, crear equipos de colaboradores o compartir recursos.

Científicos sociables

Para satisfacer la constante demanda de orientación vocacional, algunas asociaciones científicas han incluido en sitios ya existentes una opción de creación de redes. Por ejemplo, la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAC) y el Instituto Americano de Ciencias Biológicas (IACB) han creado redes de científicos basadas tanto en Facebook como en LinkedIn. En las mismas los participantes pueden buscar empleo, solicitar asesoría o debatir oportunidades de financiamiento. Desdichadamente, las especialidades científicas tienden a perderse en los sitios de redes sociales que han sido diseñados para contener una gran cantidad de conexiones.

Un creciente número de sitios web, entre ellos Nature Network (un producto del Nature Publishing Group, la compañía matriz de Nature) y Chemical Forums, van al ciberespacio para satisfacer necesidades más específicas. Si bien estos sitios abarcan una amplia gama de disciplinas, los científicos pueden crear foros, grupos o blogs de contenido más específico para promover la realización de debates especializados. Algunos de los foros más populares de Nature Network están dedicados a la evolución y la fisiología del cerebro. Chemical Forums permite que sus 7 000 químicos se repartan en foros que van desde la química física hasta la ingeniería química. Incluso hay un foro denominado Citizen Chemist en el que se pueden intercambiar útiles experimentos químicos o descargar juegos basados en conocimientos de química.

Científicos que tienen intereses comunes pueden conectarse unos con otros aunque los separen grandes distancias y culturas dispares. Aunque Nature Network tiene portales para que investigadores que residen en Londres y Boston se encuentren entre sí, el foro mundial es el más activo. Corie Lok, editora de Nature Network, nos dice que una gran cantidad de usuarios del mundo en desarrollo – especialmente de la India, América del Sur y el Oriente Medio – utilizan el sitio para conectarse con colegas de otros países. Y añade: “Para los sectores del mundo científico que pudieran sentirse aislados, los sitios de creación de redes en línea son el lugar ideal para conectarse.”

“Yo creé el foro para que sirviera de vía de comunicación entre las personas más allá de las limitaciones impuestas por su afiliación”. Peter Brantley

Por ejemplo, en Italia es difícil encontrar anuncios de empleos relacionados con investigaciones gubernamentales, ya que los mismos generalmente se colocan sólo en idioma italiano en boletines o sitios web específicos. Massimo Pinto, doctor en radiología de la ISS, que es el instituto de salud de mayor nivel de Italia, decidió crear un portal en Nature Network dedicado a traducir, publicar y de ese modo promover esos empleos. Su intención es estimular la transparencia y los intercambios entre intelectuales de Italia y otros países, actividades que despertaron su admiración mientras cursaba estudios de postgrado en el Instituto Gray del Cáncer en Oxford, Inglaterra. Su aspiración es hacer que las redes proporcionen el modo de saber dónde se encuentran las personas que participan, para que los asistentes a un evento que se celebra en Boston puedan ver cuáles de sus contactos están cerca y coordinar un encuentro cara a cara.

Con el aumento de los fondos dedicados a la actividad científica interdisciplinaria, muchas redes están probando nuevas formas de ayudar a sus miembros a colaborar. El fundador y moderador de Chemical Forums Mitch André García, que actualmente prepara su PhD en la Universidad de California en Berkeley, creó el sitio web Chemmunity para propiciar la colaboración mundial en la solución de un misterio de la química: por qué el hexayodobenceno cambia de color con la introducción de nitrógeno líquido, y recobra su color original a temperatura ambiente. De este modo, García espera estimular a los químicos a salirse de su marco estrecho de especialización.

Corie Lok nos comenta que es curioso que tantos científicos interdisciplinarios se conecten a través de Nature Network. Un biólogo computacional con quien ella conversó le dijo que es posible que se deba a que estos nuevos campos aún no tienen canales establecidos para la creación de redes. Además de que los investigadores computacionales pasan una gran cantidad de tiempo sentados frente a sus computadoras.

Cómo alcanzar la cantidad mínima requerida

Hasta los investigadores expertos en computación pueden tener dificultades para constituir una comunidad activa. Peter Brantley, director ejecutivo de la Federación de Bibliotecas Digitales de Washington D.C., creó el grupo Datanet en Nature Network con la finalidad de divulgar una convocatoria de la Fundación Científica Nacional (FCN) para que se enviaran proposiciones con vistas a crear una ciberinfraestructura internacional de centros de excelencia. Nos dice Brantley: “Yo creé el foro para que sirviera de vía de comunicación entre las personas más allá de las limitaciones impuestas por su afiliación”. Y añade que sin embargo no ha sido fácil alcanzar el mínimo necesario de participantes.

Otro desafío en la gestión de este tipo de sitio es garantizar la protección de la comunicación a la vez que se ofrece suficiente flexibilidad para que los usuarios puedan debatir temas sensibles. Esta es una preocupación de los profesionales de la medicina, los que desde hace más de diez años han utilizado las redes para debatir casos y obtener asesoría. Por ejemplo, el sitio no lucrativo Doctors.net.uk ha alcanzado una posición tan sólida en círculos profesionales del Reino Unido que ya resulta indispensable. Sermo y Within3 son dos expresiones de la misma idea en los Estados Unidos, pero ambos tienen fines lucrativos. Mientras que Sermo vende los datos sobre sus miembros a compañías como Pfizer (debido a lo cual ha perdido algunos usuarios), Within3 solamente le cobra a los hospitales, instituciones de beneficencia y escuelas de medicina que utilizan sus servicios para crear subcomunidades dentro de la red, las que se conocen como canales. Within3 proporciona herramientas para que los participantes en los canales documenten su trabajo, realicen encuestas y levantamientos, o compartan documentos. Con vistas a incrementar la participación de PhD y médicos en la red, Within3 se asoció con PrometeoNetwork, una red gratuita y no lucrativa formada por médicos y biólogos.

Giovanni Abbadessa, creador de PrometeoNetwork y director médico de Oncología Ziopharm en Boston, Massachussets, plantea que la red ha devenido una vía para conectar a los clínicos con los investigadores básicos. Abbadessa se propone crear un servicio de búsqueda de empleos en PrometeoNetwork al que tendrán acceso los miembros de la red. La iniciativa más reciente de Sermo es permitir que los usuarios coloquen sus comentarios sobre artículos seleccionados aparecidos en publicaciones periódicas mediante un enlace establecido entre “Debate en Sermo” y el editor de la publicación. (Nature Publishing Group ha creado enlaces con 12 de sus principales publicaciones médicas.) Por ejemplo, más de 100 médicos participaron en un debate celebrado recientemente sobre investigaciones que sugieren que un medicamento para la epilepsia puede ser útil para tratar el mal de Parkinson. Una mejor comunicación entre los médicos podría ayudar a acelerar la traducción y adopción de tratamientos prometedores.

Algunos sitios no se limitan a propiciar encuentros entre los investigadores, sino que les permiten compartir información, metodologías y protocolos. MyExperiment.org, que es financiada por el gobierno británico, permite que los usuarios compartan flujos de trabajo: protocolos habituales para normalizar información, ejecutar simulaciones o realizar análisis estadísticos de grandes volúmenes de información. Los protocolos normalizados para la manipulación de grandes volúmenes de información se pueden modificar para que cumplan determinados propósitos. Los usuarios pueden hacer comentarios sobre su utilidad y enlazarse con otros flujos de trabajo que sean de su interés. Entre los profesionales más beneficiados están los bioinformáticos y los genetistas. Por ejemplo, según nos comenta el jefe del proyecto myExperiment David De Roure, científico informático de la Universidad de Southampton en el Reino Unido, compartir un flujo de trabajo para la identificación de las rutas implicadas en la resistencia a la tripanosomiasis del ganado permitió que otro investigador encontrara rutas implicadas en la dependencia sexual del modelo de ratón. Y añade: “De haberse realizado independientemente, este estudio habría tomado dos años. Tal perfeccionamiento permite a los científicos concentrarse en los descubrimientos al no tener que desgastarse en labores fatigosas.

Incorpórese

El procedimiento se perfeccionó más aun con la colocación de etiquetas, es decir, la asignación de una palabra clave o una clasificación a un flujo de trabajo en línea o conjunto de datos previamente marcado. Esto permite a MyExperiment conectar a los usuarios con recursos similares que pueden ser de su interés. NanoHub, componente de la Red de Nanotecnología Computacional, la que es financiada por la FCN, permite que los usuarios clasifiquen los cursos y las herramientas de simulación en él contenidas. Noshir Contractor, director del laboratorio de la Ciencia de las Redes en las Comunidades de la Universidad del Noroeste en Evanston, Illinois, nos dice: “En MySpace es como si el etiquetado nos presentara un nuevo grupo musical. En NanoHub, el etiquetado está basado en la sabiduría colectiva de la comunidad y nos introduce en un programa apropiado de simulación.” Y agrega que los científicos pueden esperar que tales sitios continúen perfeccionando sus habilidades para encontrar herramientas y algoritmos idóneos.

“Es muy posible que la creación de redes se haga aun más eficiente”, nos dice Contractor. “Su potencial aún no materializado es la habilidad de tomar datos de redes que actualmente están aisladas unas de otras y mezclarlos o fusionarlos.” Y añade que en un futuro cercano los usuarios podrán extraer colectivamente datos pertenecientes a proyectos financiados por varias agencias norteamericanas y ver quién está colaborando en qué temas.

Desdichadamente, según Contractor, alrededor del 90% de los sitios de creación de redes sociales no tendrán éxito: “Por cada MySpace y Facebook, hay cientos de otros que han fracasado.” Los sitios científicos que constantemente incorporan a sus ofertas nuevas opciones de perfeccionamiento de la trayectoria profesional de los usuarios tienen más posibilidades de éxito.

Pero, por supuesto, los sitios de creación de redes también tienen sus limitaciones. Si bien es cierto que los blogs pueden facilitar las conexiones, no es probable que sustituyan el placer de tomarse una cerveza con un colega después de un día de trabajo. Al menos no por el momento.

Leave a Comment

Fields marked by an asterisk (*) are required.

*