Por dentro

1

Hoy mi carro dejó de funcionar en medio de Boyeros y Tulipan bajo un calor de 34 grados y un tráfico de categoría 5 en la Saffir-Simson. Allí tuve que dejarlo pues tenía docencia en el Policlinico Plaza y solo me quedaban 15 minutos. Desde un telefóno público logré llamar a Infomed para que intentaran localizar a Luis Carlos, mi esposo, y yo seguí a pie para mi docencia y así no dejar a los alumnos plantados el primer día de sus clases en la Universidad.

Medio atormentada, con la preocupacion de haber dejado el vehículo en un lugar peligroso, sin poder localizar a mi marido, empecé mi clase. A los pocos minutos tocaron a la puerta del aula y al abrirla me encuentro la cara sonriente y salvadora de Manuel, el chófer de Urra, que solo me dijo: Dame las llaves.

1

MiaradasEn la película “Memorias del subdesarrollo” el personaje principal tiene un parlamento que dice: “Aquí las mujeres miran a los ojos, como si permitieran que las toques con la vista”

Cuando lo oí me gustó, cuando lo procesé, me di cuenta de que el personaje no conocía a las mujeres cubanas. No se si el guión es de Titón. Pero segura estoy de que él no pensaba igual que su personaje.

Una de las cosas que creo que distingue a los cubanos es la mirada. Creo que la mirada es una de las joyas de nuestra idiosincracia. Aquí todos miramos, o mejor, nos miramos. Pero lo resaltante es la forma en que lo hacemos. Los hombres y las mujeres, a cuales, mejor!. Es un increible juego de los ojos con visos erótico-galantes que puede tener lugar donde quiera, en el camino al trabajo, en la sofocación del camello, en la cola de la pizzería o en el auditorio de una conferencia científica.

Hay miradas de todo tipo, directas, penetrantes, de vuelo alto, algunas de intenciones mas primitivas, están las elevadoras de la autoestima, las otras que nos dan bochorno, aquellas que nos hacen sonreir por no esperadas, están las buscadas, las rechazadas, las que necesitamos como el aire y al mismo tiempo nos dejan sin el. Están las que solo buscan nuestros ojos, las que se posan fascinadas en nuestras manos cuando las movemos con gracia o con ira. Las que no logran separarse del escote de las mujeres o de los labios de los hombres. Y están las miradas púbicas y las que persiguen persistentes el contoneo sandunguero de las caderas femeninas al andar. Pero lo mejor es el juego de esas miradas, el intercambio, el “lleva y trae” de mensajes visuales con lecturas variadas y muchas veces pícaras,  atrevidas, ese “yo te miro y tú me miras” del que no ha escapado casi nadie que ha pisado el cálido suelo de esta Isla.

0

A la deriva andan sus ojos, esos que me acunaban. Y me hacen falta.
Hurgo en los encondrijos de la vida para lograr que se prendan a los míos
Pero el ancla de su mirada se ha extraviado en el mar de los años

0

Pues si, le estamos dedicando este intenso verano a Videosalud. Las cosas van marchando, pero no al ritmo que quisiera. El calor sofocante, las vacaciones de los hijos, la imposibilidad de almorzar o merendar en Infomed…y algunas otras cosas hacen que a veces se enlentezca todo, pero en general marcha hasta donde puede marchar este evento.

Estoy contenta con lo que hemos conseguido en materia de premio. Hay desde cámaras de video y fotos hasta dos viajes al extranjero!

Hay como 6 expertos entranjeros confirmados.
También me complace el numero de inscritos en el sitio, pasan de 1000.

Hay pocos trabajos teóricos para el evento virtual, pero los que hay están interesantes.

Los de Cubatur son un quebradero de cabeza…

Solo quedan dos meses para su celebración.

Todos necesitamos un descanso.

0

CencomedMe siento cómoda en mi Grupo. Son de lujo, de carne y hueso, de una pieza. Me aceptan y no me adulan. Me exigen porque dan muy bien la talla. Tienen talento y verguenza. Sostienen como una viga de acero. Me matan de trabajo y de risa, y también de ternura.

0

(Copio y pego un intercambio de mensajes con un amigo muy joven que viajó a Europa  en funciones de trabajo. Recomiendo leer como habitualmente lo hacemos cuando se trata de un intercambio de mensajes, el primero aparece debajo)

Depende de con que la acompanhes :), puede saberte a mucha anhoranza cuando llueve y todoSan Marco en fin de semana
el dia es gris, a soledad cuando caminas solo por sus calles sin entender nada de lo que
hablan y sin que nadie te logre entender a ti (aunque hables ingles), pero si vas a
Venecia…todo lo gris desaparece y el unico sentimiento triste que te queda es el de no
compartir todo lo que sientes con las personas que realmente quieres ;). Venecia es
Venecia, asi que Roma tendra que esforzarse para lograr impresionarme mas.
Por otro lado, Europa sabe a mucha tecnologia, disciplina y desarrollo, pero en mi balanza
personal sigue pesando mas el calor de mi gente.

Un beso grande,
Alí
PD: el lunes enviare fotos de mi fin de semana “guerrillero” 🙂

Scrive Maite Abreu <mtabreu@infomed.sld.cu>:
>
> Como sabe Europa????

0

Quien nos lo iba a decir?? Mercy ha tenido la oportunidad de sentir añoranza por Cuba!!. Está desde ayer en México, en un Congreso!! Me la imagino con sus ariques, en medio de un aeropuerto enorme, con los ojos abiertos como un sijú. Escribe y dice que nos echa de menos. Que mujercita ésta!! Perece una bijirita. Es tan pequeña y tan empecinada en crecer, y crece. Hemos visto a Mercy tomar altura como profesional, hacerse enorme, con humildad y talento.