Dr. Jeremías José Ramón Hernández Ojito

0

(Entre Urra y yo escribimos este texto para el Home).

El pasado 19 de julio dejó de existir el Dr. Jeremías José Ramón Hernández Ojito, quien fuera director del Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas-Infomed, desde 1989 hasta el 2002.  El Dr. Hernández Ojito labró una rica y hermosa trayectoria profesional y política desde el triunfo de la Revolución y su posterior graduación como médico en 1965. Fue un hombre comprometido con su tiempo y su patria, con excepcionales valores humanos.

Ojito es recordado por los que tuvimos el privilegio de ser sus compañeros como un ser noble y humilde, y así se relacionó siempre con los trabajadores y con todos con quienes interactuaba. Impulsó de forma sustantiva las relaciones del centro con la OPS y con BIREME. Fue querido entre los directores de la red de instituciones de información en ciencias de la salud.  Siempre narrando anécdotas,  llenando el ambiente de  dicharachos y refranes. Era una síntesis fresca de cubanía. Carismático y comilón nos guiaba por los mejores caminos, ya fuera a una reunión difícil o hacia unos sabrosos dulces.  Fue un soñador empedernido y un optimista irremediable. Zalamero y cumplidor tomó cada tarea de su Ministerio y de su sistema de salud como si cada una fuera la más importante del mundo. Amigo leal y revolucionario de corazón, amante de su Patria y güinero total. Esposo, padre y abuelo amantísimo hasta sus últimas consecuencias. Nunca olvidó a las personas que trabajaron en el centro, y especialmente a aquellas que le dieron mucho. Abrió todas las puertas y dejó que cada quien fuera reconocido por lo que aportaba a la obra colectiva. Se acompañó de gente buena e hizo esfuerzos para que su centro estuviera a la altura de lo que los profesionales de la salud, sus trabajadores, y todo su pueblo merecía y para que todos reconocieran en ellos un colectivo entregado e importante.

Llegue a sus familiares todo el respeto y admiración que sentimos por él y nuestro sentimiento de duelo y acompañamiento por la pérdida de este ser humano especial.cto.