ene 22nd, 2021 Archives

0

El miedo, la preocupación y el estrés son respuestas normales en momentos en los que nos enfrentamos a la incertidumbre, o a lo desconocido o a situaciones de cambios o crisis. Así que es normal y comprensible que las personas experimenten estos sentimientos en el contexto de la pandemia de COVID-19.

Al temor de contraer el virus se suma el impacto de los importantes cambios en nuestra vida cotidiana provocados por los esfuerzos para contener y frenar la propagación de la enfermedad. Ante las nuevas y desafiantes realidades de distanciamiento físico, el trabajo desde el hogar, el desempleo temporal, la educación de los niños en el hogar y la falta de contacto físico con los seres queridos y amigos, es importante que cuidemos tanto nuestra salud física como mental.

Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la pandemia de COVID-19 ha perturbado o paralizado los servicios de salud mental esenciales del 93 % de los ‎países del mundo, en tanto que aumenta la demanda de atención de salud mental. De ahí que el organismo internacional ha publicado orientaciones sobre el mantenimiento de los servicios esenciales, incluidos los servicios ‎de salud mental, destinadas a los países, a los que recomienda asignar recursos a la ‎atención de la salud mental en el marco de sus planes de respuesta y recuperación.

En Cuba, el acompañamiento a la población por la red de psicólogos ha sido un servicio prioritario sobre todo en los meses de cuarentena. Más recientemente, debido al rebrote a todo lo largo y ancho del país, la Sociedad Cubana de Psicología (SCP) emitió un comunicado en apoyo al pueblo e instituciones, en aras de afrontar la actual situación epidemiológica ocasionada por el SARS-CoV-2.

El doctor en Ciencias Psicológicas Alexis Lorenzo Ruiz, presidente del SCP, enfatizó en el mensaje en los valiosos ejemplos de iniciativas y proyectos de acompañamiento psicológico y social en estos más de 10 meses de combate, en los cuales han estado, están y estarán trabajando los profesionales de esa rama, desde el cabo de San Antonio hasta la punta de Maisí.

Por ello, ante la nueva ola de coronavirus que sufre Cuba y el retroceso a la fase de transmisión autóctona limitada que viven cuatro provincias y 63 municipios resulta importante dedicar atención a nuestra salud mental en pro del bienestar familiar y propio. Sobre cómo lidiar mejor con la nueva realidad los expertos coinciden en los siguientes seis consejos:

Filed under Uncategorized by on . Comment#