Diagnóstico/Tratamiento

En la actualidad no se dispone de una prueba diagnóstica satisfactoria: el diagnóstico definitivo es después del fallecimiento de la persona, en la necropsia. Por esta razón, el diagnóstico en vida es clínico y se sustenta en criterios clínicos.

¿Cómo se diagnostica?

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad degenerativa de múltiples sistemas neuronales que da lugar a síntomas deficitarios motores y no motores. Varios años antes del comienzo de los síntomas motores, un número de pacientes presenta síntomas como pérdida del olfato, depresión, estreñimiento o trastornos del sueño. Cuando comienzan los síntomas motores, ya hay una importante degeneración en el sistema nigroestriado, siendo estos al inicio muy sutiles.

No se dispone de una prueba diagnóstica satisfactoria. Por esta razón, el diagnóstico en vida es clínico, se diagnostica  cuando ocurre una combinación de acinesia con temblor o rigidez, de inicio asimétrico, con buena respuesta a la medicación dopaminérgica.

Cuando la medicación dopaminérgica no proporciona un control motor adecuado, la enfermedad entra en fase avanzada. En la actualidad, tratamientos como la infusión continua de medicación dopaminérgica o la cirugía, mejoran notablemente la calidad de vida de los pacientes en esta etapa de la enfermedad.

Tratamientos