Tuberculosis

La tuberculosis es una enfermedad infectocontagiosa causada por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis que afecta preferentemente a los pulmones, aunque cualquier órgano o tejido puede infectarse.

La transmisión de la enfermedad suele ser por vía directa, de un individuo afectado a otro, fundamentalmente por las goticas de saliva que contengan al microorganismo y son expulsadas cuando un enfermo habla, estornuda, ríe o canta, o por vía indirecta por la inhalación del bacilo que se puede encontrar por tiempo prolongado en los objetos de uso diario debido a su gran resistencia.

koch

La bacteria también denominada bacilo de Koch, Mycobacterium tuberculosis es una bacteria aeróbica, alcohol-ácido resistente, frecuentemente incolora, aeróbica estricta, lo que quiere decir que su crecimiento está subordinado a presencia de oxígeno en el medio. Es muy resistente a las condiciones de frío, congelación y desecación, es muy sensible al calor, luz solar y luz ultravioleta.

Su multiplicación es muy lenta: se divide cada 16 a 20 horas y ante circunstancias adversas puede entrar en estado latente, y retrasar su multiplicación desde algunos días hasta varios años. El reservorio natural de M. tuberculosis es el humano, tanto el sano infectado como el enfermo.