nov 15th, 2019 Archives

0

Una investigación desarrollada en los inmuebles más representativos de La Habana Vieja acaba de revelar que la ciudad cuenta con 164 colores típicos. Como parte de los homenajes por los quinientos años de la fundación de La Habana, el gabinete dirigido por Eusebio Leal en conjunto con la empresa española Isaval –suministradora de pinturas para el centro histórico- presentó un catálogo que abarca cuatro siglos de edificaciones alrededor de las cinco grandes plazas de la ciudad (Plaza de la Catedral, Plaza de Armas, Plaza de San Francisco de Asís, Plaza Vieja y Plaza del Cristo). Un minucioso estudio estratigráfico –que en ocasiones implicó raspar más de veinte capas de pintura en cenefas y paredes- reveló una amplia gama de colores, incluidos los conocidos azul Habana, rosa colonial, verde mar y negro humo, herencia de la cultura española adaptada a la luminosidad y clima tropical de la Isla.

Según apunta el también Profesor e Investigador Auxiliar, “la identificación de la capital cubana con la tonalidad azul no es un aporte de la contemporaneidad sino de la tradición”.

La primera referencia llega a través de un motivo religioso, —confirma Rensoli Medina—, cuando el 26 de diciembre de 1714, la virgen de Nuestra Señora de Regla (identificada como Yemayá para la Regla Ifa-Ocha o santería) a cuya advocación le fue entregado el puerto de La Habana, sus aguas y toda la actividad marítima. Desde entonces “Patrona” para la bahía, la dársena y sus pueblos costeros, cedió su imagen y el color que la representa como emblema.( Ver Leyendas afrocubanas por Natalia Bolívar,  Editorial Porrúa, p. 11)

“El azul, presente por las aguas que bañan las costas de esta provincia, fue el color del Club Almendares, clásico de la antigua Liga Profesional de Béisbol Cubana y que hoy defiende Industriales, conjunto insigne de la pelota revolucionaria desde 1963”, Si paseas por el municipio Cerro, seguramente toparás con el Estadio Latinoamericano. Este es el terreno de los Industriales, y está pintado, como podrás ver, de azul.

Existe otra referencia para identificar, o al menos confirmar por qué el color azul identifica a los que nacieron o residen en la capital que cumple este 2019 su primer quinto centenario. Dicha referencia está en la heráldica, donde el fondo azul resalta en la última y definitiva versión del escudo de armas dispensado a la ciudad.

 

 La bandera de La Habana presenta varios símbolos heráldicos como las torres, que representan a los primeros tres castillos construidos en la ciudad, el de la Real Fuerza, el de los Tres Santos Reyes del Morro y el de San Salvador de la Punta; además, la llave de oro simboliza el título de “Llave del Nuevo Mundo”, otorgado por la corona española.

«Un blasón sencillo, austero, libre de fantasías (…)», pues sólo asume como símbolos los tres castillos, Corona mural de oro y la llave. Aceptado por el Ayuntamiento de La Habana en 1938, aún es empleado como el escudo oficial del Municipio de La Habana.

 

Filed under Uncategorized by on . Comment#

0

El Capitolio de La Habana

 En el lugar que hoy ocupa el edificio más imponente de La Habana, funcionaron durante el período de la colonia un hermoso Jardín Botánico y la Estación Ferroviaria de Villanueva, pero mucho antes se encontraba una ciénaga vasta e insalubre.

Capitolio Nacional de Cuba. Es un relevante edificio construido en 1929 por el arquitecto Eugenio Raynieri Piedra destinado a albergar y ser sede de las dos Cámaras del Congreso o cuerpo legislativo de la República de Cuba. Fue inaugurado el 20 de mayo de 1929 con un costo total de casi diecisiete millones de pesos.

Símbolo notable de la ciudad de La Habana y una de las grandes edificaciones de Cuba. De gran riqueza arquitectónica, suntuosamente ornamentado, de líneas puras y bellas proporciones.

En toda la confección del edificio se emplearon materiales de excelente calidad, tales como: mármoles italianos, los detalles en paredes, techos, puertas y lámparas, la mayoría se fundieron en Francia. El Capitolio es admirado tanto por nativos, como extranjeros.

Fue declarado Monumento Nacional por la Resolución 04 del 15 de noviembre del 2010. En la actualidad esta majestuosa obra ha sido objeto de una importante restauración a cargo de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

Pórtico central

Una ancha escalinata de granito, con 55 escalones, 36 metros de ancho y 16 de alto, conducen al pórtico del edificio… A ambos lados del fin de la escalera aparecen dos impresionantes grupos escultóricos de bronce con pedestal de granito, del italiano Angelo Zanelli, una masculina y la otra femenina, tienen una altura de 6,70 metros y representan la primera el progreso de la actividad humana y la segunda la virtud tutelar del pueblo.

Su elegancia hace reconocer al edificio desde diversos puntos de La Habana, cuya altura alcanza los 91,73 metros. Atravesando el pórtico central llegará a la rotonda bajo la cúpula. Una vez ahí si observa hacia ambos extremos verá que siguen las dos alas del Salón de los Pasos Perdidos, de estilo ecléctico y dispuesto para grandes recepciones.

En su centro se halla el brillante de 25 quilates, directamente bajo la aguja central de la cúpula, fijando el punto de partida de todo el sistema de carreteras del país, y también como sitio divisorio entre la Cámara y el Senado”.

En el salón de conferencias del Senado hay un zócalo de mármol verde de los Alpes, con comisa de ónix dorado de Marruecos. Las pilastras son de mármol cipollino dorado oxidado. Los herrajes fueron encargados a la Yale de Standford, en Connecticut, Estados Unidos, que también confeccionó las cerraduras de estilo renacimiento italiano de la planta principal. Las oficinas de los secretarios de la Cámara de Representantes y el Senado las tienen estilo Jorge V, en tanto las de la Cámara son estilo imperio. Todas de bronce fundido con acabado de bronce antiguo.

 

La Cúpula

De manera especial, el Doctor Leal Spengler agradeció al Presidente de Rusia, Vladimir Putin, “por su determinación e interés en que esta obra fuese realizada”.
A partir de ahora el monumental inmueble habanero recordará el aporte de los especialistas rusos dentro de un proceso de restauración que permitirá mostrar un rostro renovado, como uno de los símbolos de la creatividad sin límites del hombre como especie.

 

Estatua que simboliza la República

Es la tercera estatua bajo techo en el mundo en tamaño, superada solo por el Buda de Oro de Nava, Japón y la de Abraham Lincoln en el mausoleo erigido en su honor en Washington.

Biografía de una escultura

Pero, ¿qué figura y fisonomía humanas debía escoger como paradigma? Zanelli pensó replicar la de Palas Atenea, la diosa griega de la sabiduría y la guerra. Desistió, porque no se parecería a la mujer cubana, de la que él admiraba su belleza. Finalmente, se inspiró en una mulata de voluptuoso cuerpo llamada Lily Valty, y en el semblante de la esposa de su amigo y compatriota Stefano Calcavecchia, de nombre Elena de Cárdenas. Con ambas sintetizó su boceto definitivo.

La base de la estatua que simboliza la República está hecha de ónix egipcio antiguo. El bloque macizo, de formación estalactítica muy rara, pesa 300 quintales.

Las lámparas de bronce, los capiteles y las columnas del Salón de los Pasos Perdidos fueron encargados a Sunnier Duval Frisquet, de Londres. Las lámparas del salón de la presidencia del Senado y las de cuarenta bombillas de la Cámara de Representantes, todas de bronce laminado con oro viejo y cristales dorados con oro al mercurio, se hicieron en la Societé Anonime Bague, de París. Los mármoles que adornan el Salón de los Pasos Perdidos, el Senado y las escaleras de honor son de sesenta calidades diferentes. Se cubrieron con ellos 8 000 m2 de pisos, 2 000 m2 de escaleras y 1 000 m2 de zócalos, así como 300 m3 de ónix. Todos los mármoles fueron traídos de Italia, incluido en antico verde.

BREVES DETALLES

En el detalle en una de sus puertas aparecen los rostros de cinco presidentes y aparece tachada la cara de Gerardo Machado como muestra de rebeldía del pueblo cubano, porque no querían que fuera reelecto presidente.

  • Salón Homenaje a los Héroes de la Patria o Cripta del mambí desconocido. En este salón reposan restos de tres combatientes que se encontraban en la necrópolis de Colón. En él se erigen 28 banderas y se colocan cada semana ofrendas del Presidente de la República y el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba.
  • Lápida a los que dieron su vida
  • Durante la construcción del Capitolio cinco obreros perdieron la vida. Hoy sus nombres permanecen grabados en una lápida. Y reza:
  • ” Una plegaria para los que dieron su vida. Un recuerdo para todos los que pusieron en estas piedras brazos, ciencia y espíritu.”
  • Gema. El diamante del Capitolio de La Habana. La piedra de veinticinco quilates era fascinante por su belleza.

Placa conmemorativa La Habana Ciudad Maravilla

Cercana al Salón Martí que distingue por su hermoso cromatismo y el estilo del renacimiento italiano, de la biblioteca

 

Filed under Uncategorized by on . Comment#