Uncategorized

0

INFOBAE

Infobae diario digital

Martes 16 de Noviembre de 2021

Ciencia

Probarán una nueva vacuna contra el COVID-19 que se aplica con un parche en la piel

El inoculante es desarrollado por una empresa del Reino Unido, que también estudia otra para el dengue. Qué diferencias tiene con la generación de vacunas que ya se aplican?

Ocho vacunas contra el COVID-19 que han sido autorizadas por autoridades sanitarias se aplican masivamente en el mundo. Se han aplicado 7.160 millones de dosis. En la carrera contra la pandemia, otras 10 candidatas vacunales fueron abandonadas, pero el desarrollo de otros inoculantes continúa. En este instante, se están probando 107 vacunas en ensayos clínicos en humanos, y 41 han llegado a las fases finales de las pruebas. Además, hay 75 candidatas que se están investigando activamente en animales.

En la segunda generación de vacunas, hay aún más variedad que en la primera. Esta semana una empresa con sede en Oxfordshire, Reino Unido, anunció que comenzará en breve la Fase I del ensayo clínico de una vacuna de segunda generación contra el Covid-19 que se administra a través de un parche cutáneo y que usa células T para matar células infectadas.

Esa candidata vacunal podría ofrecer una inmunidad más duradera que los inoculantes actuales. Este compuesto prepara las células T para eliminar las células infectadas del cuerpo rápidamente después de la infección. De esta manera, evita la replicación viral y la enfermedad.

Mientras que los anticuerpos producidos por las vacunas actuales contra el coronavirus se adhieren al virus y evitan que infecte las células, las células T de la candidata vacunal encuentran y destruyen las células infectadas. Vacunas como la de las empresas Pfizer/BioNTech o la de AstraZeneca también producen una respuesta de células T, pero en menor medida.

La empresa que iniciará la Fase I, Emergex, recibió luz verde de la autoridad regulatoria de medicamentos y vacunas de Suiza. Hará el ensayo en humanos en Lausana en los que participarán 26 personas que recibirán una dosis alta y baja de su vacuna experimental a partir del 3 de enero. Se esperan los resultados provisionales del ensayo para junio.

Se sabe que las vacunas de la primera generación provocan principalmente una respuesta de anticuerpos que puede disminuir con el tiempo. “Esta es la primera vez que un regulador ha aprobado una vacuna contra el COVID-19 para entrar en ensayos clínicos cuyo único propósito es generar una respuesta de células T dirigida en ausencia de una respuesta de anticuerpos”, explicó Robin Cohen, director comercial de la empresa.

Las vacunas de la primera generación provocan principalmente una respuesta de anticuerpos que disminuye con el tiempo, lo que significa que las personas necesitan inyecciones de refuerzo para mantener la protección contra el virus. En cambio, la vacuna de Emergex funciona de manera diferente, al matar las células infectadas rápidamente. Esto significa que podría ofrecer una inmunidad más duradera, posiblemente durante décadas, y también podría ser mejor para combatir las mutaciones del virus, sostuvo Cohen.

Sin embargo, habrá que esperar los resultados que demuestren los beneficios de la vacuna por el parche cutáneo. Danny Altmann, profesor de inmunología en el Imperial College de Londres, manifestó sus dudas sobre una vacuna de células T “pudiera hacer el trabajo por sí sola”. Sugirió que ese tipo de vacuna podría desempeñar un papel complementario, en un enfoque de combinación de diferentes vacunas para las distintas dosis.

La vacuna se administrará a través de un parche cutáneo que contiene microagujas que liberan la inyección en segundos. El profesor Blaise Genton, investigador principal del ensayo del Centro de Atención Primaria y Salud Pública (Unisante) de la Universidad de Lausana, Suiza, comentó: “Aunque las vacunas actuales contra el COVID-19 han logrado avances significativos en la reducción de la mortalidad y la morbilidad, aún quedan retos por resolver, especialmente con el desarrollo de nuevas variantes. Este nuevo y emocionante enfoque científico para el desarrollo de una vacuna contra el SARS-CoV-2 aborda la necesidad de generar una respuesta de células T para provocar una inmunidad a largo plazo. Estamos deseando evaluar los resultados cuando estén disponibles”.

La vacuna eventualmente se administrará a través de un parche cutáneo que contiene microagujas que liberan la inyección en segundos. Puede durar hasta tres meses a temperatura ambiente, a diferencia de otros inmunógenos que deben almacenarse en el congelador o el refrigerador.

El compuesto de Emergex no estará disponible hasta 2025 como muy pronto, el plazo habitual para el desarrollo de una vacuna. El año pasado, las vacunas contra el COVID-19 se desarrollaron en unos meses a medida que se aceleraba el proceso regulatorio, pero la emergencia ha pasado, señaló Cohen, el representante de la empresa que también en un estudio separado está probando otra vacuna de células T contra el dengue en humanos.

El 28 de octubre pasado, también se habían difundido los resultados de un estudio pre-clínico de otra vacuna contra el COVID-19 que se aplicaría a través de un parche. Un equipo de científicos de la Universidad de Queensland, en Australia, y de instituciones del Reino Unido, Francia, Japón, Eslovenia, China y Singapur informó que logró proteger a ratones contra el coronavirus al administrarles esa candidata vacunal desarrollada en Estados Unidos. Publicaron los resultados en la revista Science Advances.

Ese consorcio de investigadores de diferentes países evaluó a la candidata vacunal Hexapro de la Universidad de Texas, que es administrada mediante el parche de micromatriz de alta densidad desarrollado por la Universidad de Queensland y comercializado por la empresa Vaxxas. Demostraron que la candidata vacunal sin agujas proporcionó protección contra la enfermedad de COVID-19 con un único “clic” indoloro de un aplicador de bolsillo. El doctor David Muller, de la Facultad de Química y Biociencias Moleculares de la universidad australiana, contó que el parche de la vacuna produjo fuertes respuestas inmunitarias que se mostraron eficaces cuando los ratones fueron expuestos al coronavirus.

En la India, también hay investigadores que desarrollaron otra vacuna que no requiere el uso de agujas y fue autorizada en agosto por la autoridad sanitaria. Fue desarrollada por una empresa farmacéutica local, Zydus Cadila. Se llama ZyCoV-D, utiliza una tecnología basada en el ADN que utiliza el código genético de ciertas proteínas virales para entrenar de forma similar al sistema inmunitario. Fue la primera vacuna contra el Covid-19 de este tipo que obtuvo la autorización de una agencia sanitaria gubernamental.

https://www.infobae.com/america/ciencia-america/2021/11/16/probaran-una-nueva-vacuna-contra-el-covid-19-que-se-aplica-con-un-parche-en-la-piel/

 

0

La insulina sigue fuera del alcance de muchos 100 años después de su descubrimiento

Noticias ONU

Mirada global Historias humanaPrincipio del formulario Search the United Nations

Final del formulario

Principio del formulario

Final del formulario

Noviembre 2021

Salud

Los científicos que descubrieron la insulina hace 100 años se negaron a beneficiarse de su descubrimiento y vendieron la patente por un solo dólar. Desgraciadamente, ese gesto solidario ha sido suplantado por un negocio multimillonario que ha creado enormes brechas de acceso.

Un siglo después del descubrimiento de la insulina como tratamiento para la diabetes, sigue estando fuera del alcance de muchas personas que viven con esta enfermedad, según un nuevo informe de la agencia de la salud de la ONU, publicado este viernes.

El informe “Cumplir la promesa de hace100 años: hacer universal el acceso a la insulina” detalla los principales obstáculos para acceder a este medicamento vital para muchas personas; entre otros, los elevados precios, la escasa disponibilidad de insulina humana, un mercado dominado por unos pocos productores y la debilidad de los sistemas sanitarios.

El beneficio por encima de la solidaridad

La enfermedad de la diabetes se caracteriza por presentar niveles elevados de azúcar en sangre que, con el tiempo, pueden dañar gravemente muchos órganos y sistemas, como el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y el sistema nervioso.

La insulina es la “piedra angular” del tratamiento de la diabetes, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) trabaja con los países y los fabricantes para ampliar el acceso a todas las personas que la necesitan.

“Los científicos que descubrieron la insulina hace 100 años se negaron a beneficiarse de su descubrimiento y vendieron la patente por un solo dólar”, explicó su director general Tedros Adhanom Ghebreyesus..

“Desgraciadamente, ese gesto solidario ha sido suplantado por un negocio multimillonario que ha creado enormes brechas de acceso”, añadió

La insulina no llega a millones de personas

Existen dos tipos de diabetes. La de tipo 1, conocida anteriormente como diabetes juvenil, es una enfermedad crónica en la que el páncreas produce poca o ninguna insulina. Para nueve millones de personas en todo el mundo que padecen diabetes de tipo 1, tener acceso a la insulina convierte la enfermedad en algo manejable.

La forma más común de diabetes es la de tipo 2, que suelen padecer los adultos. Se produce cuando el organismo se vuelve resistente a la insulina o no la produce en cantidad suficiente.

La agencia para la salud afirma que para más de 60 millones de personas que viven con diabetes de tipo 2, la insulina es esencial para reducir el riesgo de insuficiencia renal, ceguera o amputación. Sin embargo, una de cada dos personas que necesitan este medicamento no lo reciben.

Aunque el número de enfermos de diabetes está aumentando en los países de ingresos bajos y medios, no lo ha hecho así el consumo de insulina.

Asimismo, a pesar de que tres de cada cuatro personas con diabetes de tipo 2 viven fuera de Norteamérica y Europa, estos representan menos del 40% de los ingresos por ventas de insulina.

Cerrar la brecha de la insulina

El informe ofrece medidas para mejorar el acceso a la insulina y productos afines.

Las acciones incluyen el impulso de la producción y el suministro de insulina humana, y la diversificación de la fabricación de productos biosimilares para crear competencia y reducir los precios.

La Organización Mundial de la Salud  explicó que los mercados mundiales han pasado de la insulina humana, que puede producirse a un coste relativamente bajo, a las insulinas sintéticas más caras, que pueden ser hasta tres veces más caras.

La agencia de la ONU pidió que se mejorara la asequibilidad regulando los precios y los márgenes de beneficio mediante la adquisición conjunta y una mayor transparencia de los precios, y fomentando la capacidad de fabricación local en las regiones insuficientemente atendidas.

El diálogo da resultados

Al mismo tiempo, la investigación y el desarrollo deben centrarse en las necesidades de los países de ingresos bajos y medios, mientras que el aumento del acceso a la insulina debe ir acompañado de un diagnóstico rápido junto con el acceso a dispositivos asequibles para inyectar el medicamento y controlar la glucemia.

La OMS ha colaborado con la industria farmacéutica para abordar algunos de los obstáculos que dificultan la disponibilidad de la insulina, los medicamentos y las tecnologías conexas, mediante la celebración de diálogos con las asociaciones empresariales y los fabricantes.

Esto ha dado lugar a varios compromisos por parte de la industria, que van desde la elaboración de un plan de políticas para mejorar el acceso a los biosimilares de la insulina, hasta la participación en el programa de preselección de la Organización Mundial de la Salud  para la insulina, los medidores de glucosa, las tiras reactivas y las herramientas de diagnóstico.

0

Otto Wichterle, el creador de las lentes de contacto que homenajea el Doodle de Google

Cada vez que sostengas con la yema de un dedo esa blanda y transparente lentejuela que colocas sobre el ojo y ¡zas!, puedas ver con claridad, no estaría de más que le dieras las gracias a Otto Wichterle, quien este miércoles es conmemorado con el Doodle de Google por su 108 cumpleaños.

Wichterle, un químico de lo que es hoy República Checa, no sólo fue el inventor de las lentes de contacto suaves, sino que suyas son casi 200 patentes en química orgánica, plásticos y biomateriales.

Nacido en Prostějov en 1913, de joven manifestó un profundo interés en la ciencia y obtuvo su doctorado en química orgánica por el Instituto de Tecnología Química de Praga (ICT) en 1936.

Luego de trabajar durante un tiempo en una fábrica de zapatos, donde inventó una fibra de nailon de uso industrial, a partir de 1948 Wichterle fue docente de química macromolecular en el ICT.

También empezó a desarrollar un gel absorbente y transparente para implantes de ojo y, una década después, fabricó las primeras lentes de contacto suaves hidrófilas con un aparato de construcción casera.

Su invención le ha cambiado la vida a millones de personas por todo el mundo, pero Wichterle también es reconocido como el pionero detrás de algunas innovaciones les que allanaron el camino a tecnologías médicas de punta.

Ejemplo de ello son los biomateriales “inteligentes” que se encuentran en marcapasos, válvulas cardíacas y dispositivos ortopédicos.

La invención de Wichterle ha cambiado la vida de millones de personas en todo el mundo.

Su trabajo con polímeros bioreconocibles ha llevado a establecer nuevos estándares en la administración de medicamentos.

Por sus años de investigación, Wichterle fue nombrado presidente de la Academia de Ciencias de la República Checa —el primero en ocupar el cargo—, después de la creación de ese país en 1993.

Durante su vida recibió numerosos premios, elogios y menciones, incluyendo un asteroide que fue nombrado en su honor.

Murió en la ciudad de Stražisko, cerca de donde nació, el 18 de agosto de 1998, a los 84 años.

0

El coronavirus trastocó muchas actividades habituales en prevención y atención de la salud, como el control centinela de la gripe. Más de un año después, la clave es afrontar la nueva temporada de esta enfermedad, integrando su vigilancia con la del SARS-CoV-2.

En febrero de 2020, cuando la COVID-19 estaba llegando a España y no se había identificado aún una transmisión sostenida de esta infección, el equipo de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) trabajaba sin descanso en el final de la temporada de gripe 2019-2020.

Liderado por Amparo Larrauri, el grupo se ocupaba de la vigilancia de gripe y otros virus respiratorios, como el virus respiratorio sincitial (VRS). “Pero llegó el SARS-CoV-2, que afectó de lleno a estos sistemas, y tuvimos que adaptarnos a esta nueva situación”, explica a SINC la investigadora.

“Teníamos una de las mejores vigilancias de gripe de Europa y desapareció por completo con la pandemia. Esta disrupción ocurrió no solo en España, sino también en otros países, por el cambio tremendo que hubo en la organización de los sistemas de salud, las consultas virtuales y la aparición de centros de diagnóstico covid que, de alguna manera, desviaron los habituales circuitos de control”.

En esos momentos se instauró un sistema de vigilancia universal, que continúa todavía, en el que resulta obligatorio notificar cualquier caso sospechoso de COVID y sus contactos estrechos para el control global de la infección. “Al principio, tener una inspección exhaustiva es necesario. Pero la experiencia en salud pública dice que llega un momento en que no se puede absorber toda la información”, apunta.

De ahí que en muchos países trabajen desde entonces para implementar o potenciar sistemas centinela de vigilancia, tanto de infecciones respiratorias agudas en Atención Primaria (con el acrónimo IRAs) como en Atención Hospitalaria (IRAGs). “Sabemos que cuando la pandemia remita o el SARS-Cov-2 se convierta en un virus estacional, habrá que vigilarlo y controlarlo como a otros virus respiratorios”, continúa la experta.

Ventajas de los sistemas integrales

De hecho, tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) recomendaron en 2020 a todos los vigilantes de gripe y de otros virus respiratorios que se implementaran nuevos sistemas de control, pero que estos fueran sindrómicos, que permite analizar datos clínicos sin confirmación diagnóstica estándar.

Además, se quiere que sea centinela, es decir, que no recoja información epidemiológica y virológica de todos los médicos y centros sanitarios, sino solamente de una muestra seleccionada para que sea representativa de toda su población y extrapolable a todo el territorio. El objetivo es conocer cómo es la circulación de los virus, cómo se presentan, cuál es su estacionalidad, tasas de incidencia, características clínicas y genéticas, gravedad, etc., así como evaluar las medidas de protección, en este caso las vacunas.

Desde el verano de 2020, el equipo adaptó su conocimiento para implementar un sistema que vigile muchos síndromes de forma estable y que en cualquier momento pueda dar una respuesta a un nuevo virus emergente.

A partir de esta realidad, desde el verano de 2020 el equipo de Larrauri tuvo que adaptar su conocimiento para implementar un sistema de IRAs e IRAGs que vigile muchos síndromes de forma estable, opere durante todo el año y que en cualquier momento pueda dar una respuesta a un nuevo virus emergente o circulante.

Según un editorial publicado por los científicos de RENAVE en la revista Eurosurveillance, para manejar el inicio próximo de la temporada 2021-22 es clave realizar una vigilancia integrada de gripe y COVID-19, y aprovechar al máximo la campaña de vacunación antigripal.

“Cuando este sistema funcione correctamente podría dar respuesta a la circulación de gripe, COVID, VRS (virus sincitial respiratorio ) o de cualquier otro patógeno que venga en el futuro. Porque en el momento que aparezca otro, vamos a tener tasas de infección muy altas de nuevo. De esta forma, estaremos preparados para dar información inmediata de las características epidemiológicas, clínicas y virológicas de ese agente”.

Incertidumbre para esta nueva temporada

Existe gran incertidumbre sobre qué ocurrirá esta temporada con la gripe tras unos niveles de circulación muy bajos desde marzo de 2020.

“Siempre es impredecible. No hemos podido hacer nunca una predicción exacta de lo que va a pasar. Pero hay varios factores que indican que, después de año y medio sin transmisión, el virus puede empezar a circular”, puntualiza Larrauri.

“Hemos visto esa misma forma de actuar en otros virus, como el VRS, que se ha presentado en un momento totalmente fuera de lugar. Esto nos indica que podría pasar lo mismo con la gripe. De hecho, ya estamos viendo detecciones esporádicas de gripe en España,  Europa o Estados Unidos cuando todavía es un poco temprano”, agrega.

Existe gran incertidumbre sobre qué ocurrirá esta temporada con la gripe tras unos niveles de circulación muy bajos desde marzo de 2020. “Siempre es impredecible. Pero hay varios factores que indican que el virus puede empezar a circular”

“Es más, la relajación lógica en las medidas de mitigación de la covid es posible que influya en que haya un nicho más favorable para que aparezca la influenza. Por otra parte, si la covid ha bajado, ya no será un potente virus que desplace a todos los demás, por lo que el resto se puede presentar”, prosigue.

Y, si las previsiones son ciertas, habrá que tener en cuenta dos posibles escenarios: “Es viable que las cepas circulantes no sean muy diferentes a las que el sistema inmunitario ya ‘conoce’ de temporadas anteriores, pero también cabe la posibilidad de que, debido a la falta de exposición al virus, parte de la población haya perdido cierta inmunidad natural”.

La epidemióloga agrega que, dado que otros virus se han presentado cuando no debían y que ahora se están viendo circulaciones esporádicas del virus de la gripe, es importante que estos sistemas estén en perfecta actividad para que puedan dar información oportuna de lo que sucede en gripe y SARS-CoV-2.

La vacunación de la gripe, una herramienta fundamental

De cara a la próxima temporada 2021-2022, los expertos tienen claro que, además de reforzar la vigilancia integral de gripe y de SARS-CoV-2, es importante también pensar en cuál es el papel de la vacunación para ambos virus. “Tras comprobarse su efectividad en la lucha contra la COVID-19, la campaña de vacunación contra la gripe será estratégica”, puntualiza Larrauri.

Pese a que la efectividad de la vacuna antigripal no es tan alta como la alcanzada contra el coronavirus, está demostrado que puede reducir la duración y la gravedad de la enfermedad y prevenir complicaciones graves, incluidas la hospitalización y la muerte.

“Igualmente, si hubiera una circulación compartida de gripe y SARS-CoV-2, la vacunación será fundamental”, declara. “En la temporada anterior tuvimos las mayores coberturas en España en los grupos de riesgo. De cara a este nuevo periodo, la vacuna contra la gripe es más importante que nunca”.

Referencia:
Instituto de Salud Carlos III. Vigilancia centinela de Infección Respiratoria Aguda en Atención Primaria (IRAs) y en Hospitales (IRAG) en España. Gripe, COVID-19 y otros virus respiratorios.