Otros Proyectos Genoma

0

Muestras de placentas de más de 300 sujetos han arrojado que ese tejido contiene una población residente o microbioma, formada por las especies Firmicutes, Tenericutes, Proteobacteria, Bacteroidetes y Fusobacteria. El hallazgo es publicado en Aagaard K, Ma J, Antony KM, Ganu R, Petrosino J, Versalovic J. The Placenta Harbors a Unique Microbiome. Sci. Transl. Med. 2014;6:237ra65.

0

La comparación genómica de 343 cepas de Bordetella pertussis, aisladas entre 1920 y 2010, permitió trazar la diseminación geográfica e histórica de la bacteria, así como los cambios en las proteínas implicadas en la inmunidad protectora tras la vacunación. Puede acceder a todos los resultados en Bart MJ, Harris SR, Advani A, Arakawa Y, Bottero D, Bouchez V, et al. Global Population Structure and Evolution of Bordetella pertussis and Their Relationship with Vaccination. mBio 22 April 2014;5(2):e01074-14.

0

La construcción del mapa del genoma del mosquito Aedes aegypti y su comparación con el del Anopheles gambiae permitió establecer que los minisatélites son responsables de la rápida evolución del cromosoma 1 del primero. El trabajo está disponible en Timoshevskiy VA, Kinney NA, deBruyn BS, Mao C, Tu Z, Severson DW, et al. Genomic composition and evolution of Aedes aegypti chromosomes revealed by the analysis of physically mapped supercontigs. BMC Biology 2014;12:27.

0

Los datos de secuencia pueden ser parámetros clínicos relevantes para predecir la virulencia de cepas bacterianas circulantes. Tal es la conclusión del estudio del genoma de 90 cepas de estafiloco dorado resistente a la meticilina, publicado en Laabei M, Recker M, RudkiN JK, Aldeljawi M, Gulay Z, Sloan TJ, et al. Predicting the virulence of MRSA from its genome sequence. Genome Res. April 9 2014; doi: 10.1101/gr.165415.113.

0

A punto de cumplir una década, los organizadores de Harvard Personal Genome Project consideran que la divulgación no anónima de datos clínicos, de historia familiar y del genoma favorece la investigación y la educación de la población. Así puede leerse en Ball MP, Bobe JR, Chou MF, Clegg T, Estep PW, Lunshof JE, et al. Harvard Personal Genome Project: lessons from participatory public research. Genome Medicine 2014;6:10.

0

Las secuencias completas de otros 20 microorganismos causantes de enfermedades de transmisión digestiva han sido divulgadas por el Proyecto Cien Mil Genomas. El objetivo final es estudiar esa cantidad de virus y bacterias para acelerar el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de transmisión digestiva. Los nuevos genomas están disponibles en el sitio de BioProject.

0

La utilización de la secuenciación del genoma completo para investigar un caso con tuberculosis resistente a drogas, revela la potencialidad de las tecnologías genómicas en la distinción entre recaída y reinfección, así como para identificar casos secundarios. Lea Köser CU, Bryant JM, Becq J. Török ME, Ellington MJ, Marti-Renom MA, et al. Whole-Genome Sequencing for Rapid Susceptibility Testing of M. tuberculosis. N Engl J Med 2013;369:290-292.

0

Una muestra de ADN obtenida de tejido pulmonar del cadáver naturalmente conservado de una mujer fallecida en 1797, permitió encontrar secuencias específicas de M. tuberculosis. Lea al respecto en Chan JZM, Sergeant MJ, Lee OYC, Minnikin DEE, Besra GS, Pap I, et al. Metagenomic Analysis of Tuberculosis in a Mummy. N Engl J Med 2013;369:289-290.

0

Dos cepas de virus de influenza aviar H7N9, que ha provocado docenas de muertes humanas en China, han sido secuenciadas de manera independiente por dos equipos de investigadores. Puede leer los reportes completos en Watanabe T, Kiso M, Fukuyama S, Nakajima N, Imai M, Yamada S, et al. Characterization of H7N9 influenza A viruses isolated from humans. Nature 10 July 2013; doi:10.1038/nature12392, y Belser JA, Gustin KM, Pearce MB, Maines TR, Zeng H, Pappas C, ET AL. Pathogenesis and transmission of avian influenza A (H7N9) virus in ferrets and mice. Nature 10
July 2013; doi:10.1038/nature12391.

0

El organismo de mayor antigüedad hasta ahora secuenciado, un caballo encontrado en los hielos permanentes del Yukón canadiense y datado entre 560 000 y 780 000 años, ha revelado que los equinos tuvieron un ancestro común hace unos cuatro millones de años. La descripción completa es publicada en Orlando L, Ginolhac A, Zhang G, Froese D, Albrechtsen A, Stiller M, et al. Recalibrating Equus evolution using the genome sequence of an early Middle Pleistocene horse. Nature 04 July 2013;499:74–78.